domingo, 7 de octubre de 2007

Para Sergio, que nunca se rinde

Ante los espejos mutilados
Ante el aire entrecortado
Y la libidinosa burocracia
Echándote a la cara
Sus escupitajos verdes

Enseñarás a ser
El anónimo vigilante
En el umbral pintiparado
Para el baluarte cuántico
De las estrellas

Y defenderás lo defendible
Entre las manos trémulas
Abriéndote palabra
Desenmascarando la tramoya del pasillo
Sin la aquiescencia de los que un día
Te asfixiaron los poros y las venas

Y aún así dirás
Que cogiste el cañón inocuo
Y echaste tantas flores…
Y quisiste defender
Las lasitudes de algunos nombres

Y quisiste encadenarte
En tu timón, preparado para el viaje
De alterar el eterno de los sosiegos.

(Para Sergio, que nunca se rinde. Por ser ya y por siempre de los eternos, un muy buen amigo.)

5 comentarios:

Luciérnaga dijo...

Huola Jenni!! Qué bueno eso de darnos ánimos!! No decaer!! Nunca!! y qué bueno lo de la radio. No consigo ni verlo ni escucharlo pero bueno, me resiggno, mi ordenador es una kk de vaca, así q no te preocupes.

un beso guerrera!! (sergio está totalmente de acuerdo, la más guerrera: tú.)

muaks!

Anónimo dijo...

Atteneri! pero qué buena eres!! Conseguí ver lo de la radio! pero mete lo que quieras! y si me explicas cómo meter también amplío. un besazo!! lu.

ARTEPARATODOS dijo...

es mil veces más bonito que yo

Ya no sé quién soy dijo...

un millón mil

Nemo dijo...

Mese más tarde te vuelvo a leer y me emociona, otra vez, lo que me dices. Gracias Jenn, por ser como eres y seguir siéndolo