jueves, 8 de noviembre de 2007

1937

Se encumbra erguido Moscú
oliendo a quince bajo cero,
abrigo para el niño en la Plaza Roja
con sus uñas negras
de rascar
entre la rabia,
de llorar
adioses de padres
y Asturias patria querida.

3 comentarios:

Castillo Pelegrín dijo...

OLÉ!!!!!
Libertaria!!!!!!

Viktor Gómez dijo...

Jenni:

qué bueno es decir lo justo, el justo decir,
abrir desde un tunel
boca a oreja, la luz
entre el barro, la sombra
que no se rinde,
para que seamos capaces
de entrever
el grito sin horizonte
de los niños hombres
del exilio, de la lucha,
de 1937,
de hoy

Tu Viktor

Anónimo dijo...

Yo que conocí a alguién, que marchó, y me acabas de sacar la lagrimita.Me voy a guardar tus palabras en el corazón.