miércoles, 6 de febrero de 2008

CÓMO DECIR

--
--

Todo está escrito
y nada está dicho.
Las palabras que valieron a nuestros padres
están huecas.
Rotos los símbolos
por los que morían nuestros abuelos.

En los 'reallity' y en la prensa amarilla,
en las vallas publicitarias
y en las circulares de mi empresa
leo "por que tú te lo mereces",
"Libérate", "Si quieres puedes",
"Todos por un mismo ideal"
y otras frases que como pedradas
agreden al huérfano,
alejan a la viuda,
intimidan al subnormal,
ajustician al yonki,
cubren de desprecio al parado.

Todo está escrito
y nada está dicho.
No se cómo comenzar un poema
que mueva mis pies por la mañana
en la dirección correcta.

Víktor Gómez

6 comentarios:

en tierra de nadie dijo...

Qué difícil romper tópicos sin sentirse extraño, o solo.

bss

ETDN

Cucaracha homicida dijo...

Vaya, me gusta tanto el comentario de ETDN como el propio poema en sí.

Lo cual dice mucho a tu favor, Viktor, que te veo últimamente algo decaido.

Luciérnaga dijo...

Yo creo que sí sabes, Víktor.

Un beso enorme.

Viktor Gómez dijo...

ETDN:

Amiga, gracias. Qué te entrelean con tan fina empatía es una gozada.

Gari:

Te diría lo de Pessoa,
aquello de el poeta es
un fingidor... pero
cuánta razón tenía y
tienes tú, sin contradeciros.

Lu:
Ojalá. Aunque más que
nunca estoy en tierra
de nadie. Vaya, que
forma de hablar. Una
'pura' coincidencia...

Vuestro Víktor

Jenni dijo...

Victor tu reflexion me parece cojonuda.
En esta urbe de cuerpos plasticos y mentes vacias. En este mundo de gente que te corta la cabeza y quiere pensar por ti distraerte para que pises su mismo sendero...es dificil.
Decia Quino en boca de Mafalda: "Cada vez hay mas gente y menos personas". Afortunadamente, como dice Lucia, sabes encararte en la direccion correcta.

Un beso

p.d (Maldito editor, no me deja poner acentos)

Viktor Gómez dijo...

Ah, pero hay que poner los acentos. Acabaramos...

El Quino es una fuente que no se la acaba ni un regimiento escolar. Tengo de Mafalda casi todo. Creo que no hay mejor documentación histórica de la época de Argentina que lo que recopilan Mafalda y cía.

Por lo demás, claro, estamos muy "empáticos" en el fondo, que me parece tan obvio que no me detengo. El cómo, cómo decirlo, acompasando mis pies y mi escritura. Eso, de verdad, no se cómo. Estoy perdito. Pero no se lo digas a nadie. Yo hablo como si supiera algo, deformación de vendedor de humo.

Desde luego, ayuda y mucho, poder compartir tiempo, versillos, palabras con otros inquietos y locos. En Dolmen y en la calle, en los bares y en los actos oficiales. Es, como decía Pedro, una suerte grande haberos conocido.

Un beset.

Viktor