viernes, 14 de marzo de 2008

IMPUNIDAD E INSISTENCIA

"Elementos, animales, hombres, todo esta en guerra./ Hay que conceder que el mal está en el mundo."
Leibniz



I

Tímpano. Timbal.
Nocturna linde.
Robada luz sin
rozar. LLegar
El beso. Sin ojos, ver.

Y otra vez,
enjambre al sol,
el lince locuaz
en el arroyo,
la madrugada en su salto.

Hojas fulgentes:
Timbal. Tímpano.

Resurreción del
asombro.
Abejas. Rumor.

La cierva moribunda
el temblor de la luz.
No hay huellas.

II

Tímpano. Timbal.
Nadie. Lejano, diurno
el olor se
apaga
se seca la roja hora.

Y otra vez,
zumbidos sin memoria
en la herida, alrededor
de ella.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

me parece perfecto.

cambiaría la olor por el olor.

por el resto, un diez.

besos.

lu.

Anónimo dijo...

te veo hasta en sueños lu.
Victor genial fabuloso, y no te digo mas porque mi dominio del lenguaje es ridiculo.
dios esto es la gloria, haberos encontrado,

marc bono

Viktor Gómez dijo...

Joer, Lu, es que es "el olor", pero claro, el poema se escribió, sin revisión, sobre la pantalla. Y en el subconsciente, no sabes como tira la rama andaluza de la familia. Lo corrijo. Graaaacias,

Un beset

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Bueno, Marc. Y ahora qué decir?

Muchas gracias por tus palabras, que dicen mucho y más de quien eres, de cómo vives, lees, haces.

Gracias, de corazón.

Tu Viktor

Julio Obeso González dijo...

Estoy seguro que todos tenemos dentro ideas así, palabras como ésas y alguna que otra cierva herida por algún bosque o corazón. Lo difícil es hacerlas visibles, sacarlas de paseo y no volver con cartuchos de melancolía o tristeza ( que después no hay quien les de la cena)Una vez corregida "la olor" me sumo a Luciérnaga con otro diez.
Besos compi.
Julio

Viktor Gómez dijo...

La olor que nos mata, Julius, la de la sangre carbonizada, la de la cierva atropellada, la del dolor sin porqué. La olor tan sureña, que se me escurrió inconscientemente. Un vulgarismo que daba juego fonético a 'nocturna/diurna' y que cayó sobre el teclado como imagen antes que como texto.

El diez sobre veinte me vale. Y que Lu o tú lo leyérais, como Ana Mª o Marc, es más de lo esperable para una impronta sin distancia ni ajustes.

Un abrazote, compa

Tu viktor