martes, 4 de marzo de 2008

Vuelven a cambiar los ejes de la vuelta
Como si fuera un andar con una escoba en el culo
De ninguna parte
A ninguna

El aire sobre la cara es un golpe que frena
Y describe enseguida otro movimiento
Que persevera en el giro de los días
Con todo cambio de aire

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Capitan:

Viene ese furioso aire, lo airado exclama, luego, caídos en el suelo, tus letras brechteanas nos dejan entrever cómo para que todo siga igual está constantemente cambiando todo.

Muy sugerente, en su transparencia, este texto que invita al descreimiento de las casualidades, al fundamento de los airetes invisibles que tan hábiles como oscuros dioses nos envian desde sus despachos inaccesibles, desde sus mesas ornamentadas de huesos y cartílagos.

Tu Viktor

Nemo dijo...

Gracias, siempre es un placer lectores como tú. Sin embargo, para mi, intelectualizar es enterrar con palabras lo que se siente. Celebro tu semilla, su primavera y su florecimiento.