martes, 13 de mayo de 2008

ARTURO BORRA: COMUNICACION Y LITERATURA (I)

--
--


COMUNICACION Y LITERATURA
(DECIR LO INDECIBLE)


"Hay que escribir aquello que no se puede hablar”.
A. Comte-Sponville[i]


. Toda poética (sea experiencial o metafísica, sentimental o conciencial, horizontal o vertical, realista u onírica, oficial o resistencial, ensimismada o comunitaria, por usar algunas dicotomías vigentes en el campo poético español contemporáneo[v]) presupone unas concretas relaciones de sentido que exceden cualquier intencionalidad comunicativa. Dicho en otros términos: el autor forma parte de un proceso semiótico del cual no sólo no es su punto privilegiado (como «origen» o «fuente») sino que además ni siquiera controla plenamente en términos de lo que produce. Los efectos de sentido que una producción textual genera en destinatarios específicos (no necesariamente previstos por el texto en cuestión) desbordan claramente las anticipaciones subjetivas, cuestionando así la idea de un «sujeto soberano» que gobernaría la lógica de la relación comunicativa.





(Fragmento extractado del libro inédito "Comunicación y Literatura" escrito por el poeta, narrador y ensayista argentino Arturo Borra) Más: http://arturoborra.blogspot.com/







En cualquier caso, nunca estamos suficientemente solos para escribir, tal como decía Kafka. Hay que despejar el eterno malentendido de que la soledad buscada del escritor es deseo de no tener un destinatario (por más difusos que sean sus contornos). Puede que el sujeto de la escritura no logre tomar distancia de sus predecesores e, incluso, que retornen cuanto más quiera conjurarlos. Pero en cualquier caso, ese sujeto necesariamente tiene al Otro como destinación, al Otro incluso como aquel que (imagino) me llama a esta escena para decir algo –un llamado al que respondo necesariamente mal, dada la magnitud del llamado y al que, sin embargo, debo responder con mi responsabilidad-. Como contraparte, la labor del escritor es menos la preocupación de hacer comunicable, que de articular modalidades comunicativas específicas en vista a determinadas finalidades. Incluso el más radical hermetismo comunica una distancia con el lector, una región de ininteligibilidad deliberada, que lejos de suspender o cancelar la diseminación semántica, la incita.


.


(... / ...)


.


¿Qué hay del silencio en la literatura? En último término, introducir lo comunicación en lo literario es preguntarse no sólo por el campo de la palabra sino también por el campo del silencio que excede los espaciamientos, las pausas versales y estróficas, las elipsis, las perífrasis, las capitulaciones. También el decir literario nace de un silencio, de un intervalo o, como ya insinué, de una distancia incluso consigo mismo. ¿Cómo se comunican los silencios? ¿Cómo se coexiste con los límites del lenguaje, incluso de ese lenguaje que la institución literaria radicaliza con voluntad de construir un lenguaje de los límites? ¿Qué lugar da a lo indecible cada poética? ¿Qué economía lingüística -más o menos reticente- produce cada formación literaria?

18 comentarios:

Cucaracha homicida dijo...

¿Responsabilidad como respuesta a la escucha del otro a quien va dirigido el comunicado?

Es utópico 100%

Me gusta.

Viktor Gómez dijo...

Arturo es un p. crack

Ya verás como en un tiempo aparecen textos de él dando la nota (dis)cordante.

Si, a mi también me gusta.

Porque hay utopias realizables que nos reclaman tiempo y persona.

A por ellas!!

Tu Viktor

Velocet dijo...

Pues yo diría que, demás (y sobre todo) de lo que no se puede hablar, hay que escribir sobre lo que se puede hablar pero no se dice.

Y, efectivamente, nunca estamos solos y ese "otro" muchas veces somos esa otra parte de nosotros mismos que necesita escucharse.

Muy bien :)

Mark dijo...

1.-El receptor como motivo de toda comunicación
2.-La pérdida del sentido, la descodificación aberrante del código, como un factor común a toda comun(icación)
-->Umberto Eco, Paolo Fabri: tratado de semiótica general

y a partir de ahí....

¿cómo se comunican los silencios?
¿cómo se incorpora el matiz del silencio a un texto? ¿Es el texto el lugar exclusivo del receptor?

¿qué escribir?¿para quién?


PD: me encantó como escribís :-). A veces hace falta lo denso. y no no es pedante (creo)
Pd2: escribe ese libro

Luciérnaga dijo...

pensaba que había dejado un comentario en el que decía que yo también opinaba como víktor, y que pronto se haría la luz (ya toca) y que Arturo tiene mucha.

que tengáis un buen día!!

Viktor Gómez dijo...

Velocet, parece que llegas en buena hora al sitio, que tu presencia anuda algo que es potente y necesario. No sabes cuanto agradezco tus lecturas, con su matiz y su matriz inconfundibles ya.

Un abrazo grande,

Tu Viktor

Viktor Gómez dijo...

Mark:

El libro está completo, es un ensayo requeteacabado del que extracte dos mínimos fragmentos para abrir boca. Es un libro excelente, profundo y agudo, un decir empático al "La destrucción de la forma" de Mendez Rubio.

Yo también quiero verlo publicado, leches.

Gracias por tu sesuda lectura, Mark. Entre unos y otros, con las multirreferencias y deslumbres me vais a volver loco.

Un abrazote

Viktor

Viktor Gómez dijo...

LU:

Hay un mal en España. El mal del pragmatismo. Y se publica no lo más conveniente, mejor e innovador, no el indice de arrase, ni la aventura de pensar, ni una palabra crítica o un poema verazmente poético,arriesgado, sino lo práctico.

Y de lo prçactico a lo conveniente, aunque sea paradójico hay un salto, mejor dicho hay un dique, un muro de contención. Así se publica antes al colega que al autor.

Pero no creas que lo digo con desaliento, no. Se que Arturo publicará y a no tardar. Lo que me gustaría Lu es que a los que nos parezca bueno y aprovechable su material ensayístico le demos difusión. Hagamos que lo desaparecido aflore, que lo ninguno se oiga y vea.

Porque esos son nuestros principios, empecemos por darles espacios de realización y diálogo.

La obra de Arturo lo vale.

Un beset

Viktor

Laura Giordani dijo...

Víktor; lo que dije en tu blog ayer al comentario de Wahe: Arturo es una cantera inagotable, no solo poesía; sino prosa, cuento, ensayos.
Esa obra verá la luz, tarde o temprano, estoy segura y no es una convicción que surja de lo personal o la cercanía afectiva.
Confiemos en que a pesar de los amiguismos de turno y los criterios de publicación mafiosos salvo algunas honrosas excepciones, que las hay (y me hago cargo de lo que digo)el peso, el valor de una obra se sostenga al tiempo. Es increíble que un mundo relativamente pequeño y donde se mueve mucho menos dinero que en otros géneros literarios, haya tal nivel de endogamia, amiguismo y cálculo.

Por sobre todas esas lacras, hay gestos generosos, fulguraciones, escucha.

Un abrazo,

Laura.

Arturo Borra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arturo Borra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arturo Borra dijo...

Antes que nada: confieso que hay comentarios que no podría responder... pero sí agradecer. En primer lugar, a Viktor, que con su generosidad constante reconoce en mí algo que desde luego, me agradada, aunque no estoy seguro de poder encarnar. ¿Y qué decir del decir de mi entrañable y amada compañera de ruta? Simplemente, no más que agradecer los reconocimientos y saber que cada uno de ellos obliga a seguir con un trabajo arduo que la más de las veces fecunda de forma subterránea.
Así que gracias para Víktor y Laura, y para todos los que dejan sus huellas por estos terrenos algo resbaladizos de la poesía y la comunicación.
Un abrazo enorme para todos,
Arturo

Arturo Borra dijo...

Hola Gari, tu lectura me resulta interesante...y por mi parte, diría que, efectivamente, como poetas hay una doble reponsabilidad: en primer orden, responsabilidad del decir -para evitar el vaciamiento semántico, pero también para poder sostener una posición relativamente elucidada-; y una responsabilidad asimismo ante el lector singular. Responsabilidad, entonces, como respuesta a la respuesta (o escucha) del lector.
Aún en su acepción positiva, no creo que se trate de algo enteramente utópico, aunque en los tiempos que corren así parezca. Algunos lo intentamos, y aunque no controlemos el sentido del decir, procuramos hacernos cargo ante esos lectores de lo que decimos.
En fin, gracias por estar ahí, compartiendo estos diálogos.
Un abrazo,
Arturo

Anónimo dijo...

Viktor, cabrón, ¿qué es eso de p.?
En fin, mejor no aclarar que oscure... jajaja
Un abrazo y no me halagues más, que me sonrojo!!!
Arturo

Viktor Gómez dijo...

Querido Arturo:

La p. de puro, de persistente y de pertinaz, ya se que por ahí rondabas.

Y por lo demás, entiende, entiende que hay que cuidar al cheff, al gourmet, al maestro de ceremonias ludico-gastronómicas. Séase vos, compadre. Que ya pasaremos la Juanita y el Viktorrin a cobrarnos unas deliciosas viandas por vuestra casa y a dejaros unas pocas cajas de cuadernos para envolver el corazón de versos y gritos.

Un abrazote

Viktor

Arturo Borra dijo...

Muchas gracias Velocet por comentar. Me pregunto a qué te referís con eso de "lo que se puede hablar pero no se dice". Que hay ocultamientos mayoritarios es claro, pero también es cierto que un acto de denuncia puede abrirse paso -y de hecho lo hace- por múltiples medios y no sólo por el poético. Y puesto que en este ensayo yo estaba buscando lo específicamente literario, pienso que en lo indecible está una de sus claves. (Decía Heidegger -quien concebía lenguaje y poesía como íntimamente unidos- que el lenguaje es "cercanía con lo indecible"). Pienso que no se equivocaba: de ahí su vínculo con el enigma radical.
Para terminar, cuando me refiero al otro no digo una "imagen del otro" o un desdoblamiento reflexivo del yo, sino al otro real, imprevisible, contrariante, irreductible a cualquier proyección subjetiva.
Muchas gracias por pasar y un saludo cálido,
Arturo Borra

Viktor Gómez dijo...

"Esto que no es sino palabra, también es parte de mi cuerpo.
Así, la poesía, que no la literatura de ficción.
Así el otro, que no su representación.
Esto que sí habla no es poesía solo porque se escribe, sino porque dialóga desde la extrañeza, desde el no saber, contra toda suerte de falaz supremacía de la razón, la lógica y el orden."

Un abrazo,

Viktor

Arturo Borra dijo...

Mark, te agradezco que te sumes a este diálogo abierto, que dista de ser una cuestión puramente literaria. Poner en juego lo comunicacional es preguntarse también por los modos de ser de los grupos, de los seres humanos, incluso por los modos de producir comunidad (que es uno de los sentidos de la comunicación humana). No habría literatura, ni arte, ni institución social alguna si no existieran otros (participantes, en primer lugar).
Antes que "descodificación aberrante del código, como un factor común a toda comun(icación)", yo diría que se trata de la pluralidad legítima de lecturas que habilita un mismo texto. De ahí que me quede con "Los límites de la interpretación", un libro posterior de Eco donde se incorporan planteos relacionados a la filosofía del lenguaje (y perdón si resulto denso, pero ¿cómo podría no serlo cuando nos referimos a algo específico?).
Me interesan tus preguntas y me temo que contestarlas aquí me llevaría a argumentaciones demasiado extensas, pero ya lo seguiremos charlando. Algunas de esas preguntas intento responderlas en el ensayo del que Víktor extractó estos fragmentos (hay una versión completa en el MLRS).
En fin, otra vez gracias y un fuerte abrazo,
Arturo


PD: A veces la densidad es la consecuencia inevitable de un trabajo intelectual (no necesariamente académico) que exige asumir lo complejo. Siempre hay posturas anti-intelectualistas que confunden profundizar en algo -y para eso es inevitable que tengamos que apelar a cierto lenguaje técnico- con pedantería, pero eso forma parte de los prejuicios que hay que desmontar. ;-)