sábado, 28 de junio de 2008

Abu Reina

Alejandro Bruzual recoge en Abu Reina retazos de las atrocidades que se cometieron en Abru Ghraib. El hilo conductor es la figura de Lynndie England, la soldado estadounidense condenada a 3 años de cárcel por torturar y abusar de presos iraquíes, famosa por fotos como esta:




Tratar a un musulmán como a un perro es lo más humillante que se le puede hacer. El perro es considerado un animal impuro: si su saliva toca alguna parte del cuerpo deben lavarse rápidamente; si hay un perro cerca no pueden rezar; si el animal come de un recipiente, éste debe ser lavado 7 veces para eliminar las impurezas, etc. Se rechaza a los perros incluso como animal de compañía, porque donde hay un perro no hay ángeles. El miedo que siente ese hombre podría ser comparable al que los occidentales sentimos con la muerte.



ABU REINA

Mural para Lynndie England,
una muchacha cualquiera



El espectáculo... es vida concreta
de todo lo que se ha degradado en universo especulativo.

Guy Debord (1967)



NIÑOS DE BAIYI
.
Niños de Baiyi
En el norte de Irak.
Fuentes oficiales en Tikrit informaron
que tropas estadounidenses detuvieron a cinco niños
sospechosos de actos terroristas.
Niños de Baiyi,
en el norte de Iraq.
.
.
.
OBEDIENCIA

El periodista Burhan Fasa
vio soldados desesperados
en Faluya
que entraban a las casas
y mataban a la gente
porque no obedecía sus órdenes

el periodista aseguró
que
simplemente
no comprendían
ni una sola palabra en inglés


MANUAL DE INSTRUCCIONES

El general de División Abed Hamed Mowhoush murió asfixiado
Mientras lo interrogaban.

Framk Spinner lo niega:
“Sufría de arritmiacardiaca
y no aguantó el estrés del interrogatorio”.

El suboficial mayor Lewis Welshofer Jr. está acusado de su asesinato.

La fiscalía dice que Mowhoush fue maniatado, introducido en un saco de dormir y que murió con el oficial sentado encima de él.

También se usó cable eléctrico, pero no se especifica cómo.
.
.
.
.
Selección del poemario disponible en http://www.rebelion.org/docs/68710.pdf
Por cierto, en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) hay hasta el 6 de julio una exposición de Fernando Botero sobre Abu Grhaib. Muy ilustrativa, muy dura.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

joder, mayka, qué necesaria tu entrada. gracias.

ele u.

Mark dijo...

lo malo de todo esto es, sin duda, atribuir todo esto a una sola persona. Hay que ir paso a paso a por todos y cada uno de ellos, creo yo. Se centraran en la "descarriada oveja culpable" y creerán que los demás somos inocentes.

Anónimo dijo...

En realidad el autor no se centra en una sola persona. De hecho, los 3 poemas que he puesto no nombran a la tal Lynndie. Yo creo que el poemario en sí no tiene ningún problema al que señalar. Otra cosa es cómo se mediaticen los temas de torturas,guerras..., que creo que es a lo que te refieres.

Lu, gracias a ti por animar

Mayka

Viktor Gómez dijo...

¿cómo perdonar?
Olvidar será delito contra las futuras generaciones que posiblemente sufran semejantes atropellos y silenciosas masacres.
¿cómo perdonar? Primo Levi no perdonó al pueblo alemán por su pasividad ante la escalada nazi de tortura, secuestro y matanza.
¿cómo perdonar?
Se debiera al menos recordar a quienes murieron y a quienes los machacaron. Recordar bien los pasos, las estrategias, los abusos y la pasividad de las comunidades del primer mundo.
¿cómo perdonar?
Empezar quizá por no convertirse en jueces, sino en testigos. Y darse a contruir redes civilizadoras desde la educación integral de las personas (niñas, adultas) que no es sino compartir palabra, afectividad y tiempo en claves de generosidad y no precio.
¿cómo perdonar?
Los huérfanos caminan hacia un mundo que entra en conflicto con dos fuerzas: la Paz y La Matanza. Paz que es una justa convivencia en la que se resuelva el Orden Piramidal y excluyente en una suerte de horizontalidad confraternizadora con prioridad del ser sobre el tener. Y la matanza que fortalece sus estructuras alienantes al Primer Mundo y desnutre hasta la muerte a los empobrecidos y excluidos. Vida o muerte, ahí es donde los huérfanos de toda guerra deben escoger si perdonan para reconstruir otros modelos que no sean de revanchismo pero tampoco de olvido o ralajación ante los atropelladores y los violentos. ¿cómo perdonar? Habría que empezar por identificar el fascista que cada uno lleva incorporado en su interior, el taimado enemigo con el que nos batimos corazón adentro. Y vencerle por compasión a los otros y por hermanamiento "real" con esos que son los aplastados. Aunque no somos de ellos, ellos son en cualquier caso desde quienes se deviene la posibilidad última de que venzamos al enemigo y hallemos vias de justicia y dignidad más allá de la soberbia del saciado, la ira del contrariado, la apropiación indebida de "salvadores" o "justos".

¿cómo perdonar? Empezar a no dejarse llevar por las lógicas del amo: Sus conceptos de acto-consecuencia, de mérito-éxito, de esfuerzo-ganancia, etc., y convivir en las prácticas de lo inútil, lo pequeño, lo gratuito, incluso de la pérdida y el naufragio al que nos remitimos desde Anibal Nuñez en aquella tarde cojonuda del "Naufragio en los bares".

Decía Quique Falcón que "cada hombre se mide por la estatura de su enemigo" Algo así era. Algo que me interpela y no sé por qué me empieza a decir sin decir cómo perdonar: amando y construyendo arquitecturas antipoder y fraternas.

Un besote para los que escribísteis y para los que leeis con ese silencio grave y difícil (más difícil que hablar en muchas ocasiones) que es el grito de los excluidos. Con su silencio y con vuestras palabras, empátizo y resisto,

Viktor