sábado, 27 de septiembre de 2008

Cada átomo que forma parte de mí forma parte de ti. Walt Whitman, “Canto a mí mismo”

Es probable que la luz brille con más fuerza
Entre el aluvión de soles tras el alba
Y la sanación sea el efecto
De cura sobre uno mismo
En la mente como extraordinaria epifanía
La sincronización es interna del claro entre las nubes
Y la estrella furiosa que es el sol
Como un mismo latido reluce
Una intención que ejerce su efecto en la vida que nos rodea
La propia naturaleza de un sistema de pensamiento
Eterna línea grieta fuego oscuro lumínico
Campo de energía unificado Punto Cero
Amenazadas nuestras creencias más preciadas
Actitud, momento, lugar,
Apropiado
Iones, condiciones geomagnéticas, conjunto de fotones
Corazón latiendo unido
Caminando cada paso
Resplandece Índigo color celeste que se torna blanco
Muy blanco
Como si se pudiesen ver las estrellas más remotas que de lejanas no llegó su luz
Todas ellas que ocupan el espacio oscuro entre las que vemos
Y la luz brillará más fuerte
Fuerte y abierta a la luz
De mirar con paz lo que miramos
Efecto de la sanación que es uno mismo
En el efecto común de cada uno

3 comentarios:

EL BUSCADOR DE S dijo...

La recta no existe siempre habrá una radio que te arrastrará al punto de origen...
( no importa lo que pasa o pasó)
¡brindar!, es mi reacción...

Nemo dijo...

En el monte si ves tres piedras juntas, lo que sea, eso, lo ha hecho el hombre. Claro que hay que brindar

Javi Lopez dijo...

Has vuelto con brío y con mucha clase. La poesía está contenta.