viernes, 26 de septiembre de 2008

“Me jode decirlo: a la poesía le han cortado ambas manos”

Entrevista realizada a David González y publicada en el periódico Diagonal, al que se puede acceder en su versión digital (diagonalperiodico.net). He pensado que a muchos os resultaría interesante.


“Me jode decirlo : a la poesía le han cortado ambas manos”
.
ALBERTO GARCÍA-TERESA
“Seamos realistas / en este sitio / nadie cuenta / estrellas / por la noche”. Con estos versos se refería a la cárcel David González, el lugar en el que paradójicamente descubrió la poesía. Hablamos con el autor de ‘Anda, hombre, levántate de ti’.
.
.
David González (1964, Asturias) puede ser uno de los autores más singulares del panorama actual. Hijo de obreros, pasó una dura infancia en los barrios más pobres de Gijón. Participó en un atraco que no salió bien y acabó en la cárcel. Allí empezó con la poesía y no ha parado: además de estar incluido en numerosas antologías, ha publicado 16 libros. Desnudo, directo y sincero, acaba de terminar la selección La venganza del Inca. Antología de poemas con cocaína, ha publicado En tierras de Goliat, y sus poemas se recogen en el homenaje colectivo a Bukowski Hank Over (Resaca).
.
DIAGONAL : ¿Por qué hablas de “poesía de no ficción” ?
DAVID GONZÁLEZ : Escribo una poesía narrativa que le debe mucho a las técnicas compositivas y a la realidad y verdad vitales del ‘nuevo periodismo’, ‘periodismo bonzo’, la novela documental ; la narratividad de poetas como Whitman, Kenneth Fearing, Sandburg ; la poesía autobiográfica de Tobías Wolff o Burroughs y la prosa autobiográfica de la generación beat. Hablo de poesía de no ficción en contraposición a la mal llamada ‘poesía de la experiencia’, con la que sólo comparto su figurativismo, dado que éstos siempre han defendido que la poesía es mentira, ficción ; que es lo mismo que decir que los sentimientos sobre los que estos poetas escriben son falsos.
En mi opinión, la belleza de la poesía reside en su verdad y, por supuesto, en tu calidad como poeta para reflejar esa verdad sobre el papel y que trascienda la mera anécdota y alcance la categoría de poesía. Y que no se quede sólo en una poesía adocenada, vendida al sistema y, por tanto, a lo políticamente correcto. Es decir, mi poesía se opone a esa corriente poética insulsa, aburrida y alejada de la realidad y de la verdad que nos encontramos cada mañana al levantarnos de la cama y salir a la calle. Hablo de poesía de no ficción también para diferenciarla del realismo sucio, aunque comparto su temática. Si mi poesía perdurara en el tiempo se convertiría en una especie de poesía histórica, pero que a diferencia de los libros de historia, dará cuenta de la historia de aquéllos que pertenecemos a las capas más desfavorecidas de la sociedad.

2 comentarios:

JuanR Cuchhi dijo...

muy interesante
saludos

Anónimo dijo...

Menudo es David! (¡Le queremos!)(Y compartimos lo que dice)