lunes, 1 de septiembre de 2008

Nada en la entrada traduce
Un umbral en la sien cargado de luz
El vertigo de un paso
Diferente camino sin arraigo ni suelo

3 comentarios:

Velocet dijo...

La afilada inseguridad de los caminos inexplorados...

Luciérnaga dijo...

Sergi!!! Qué alegría saber de ti!!!
Me apetece mucho verte!! Podríamos ir este jueves a El Dorado, quedamos un poco antes y así nos contamos, ¿qué dices? intentaré hablar con Félix y cia también. Besos, pequeño.

Viktor Gómez dijo...

Nemo:

Aquí es tan poderosa la palabra, que desde su umbral desaparece lector y escritor: un son vibra por encima de los dinteles, de lo que alcanza el cuerpo o la mirada.

Un abrazote

Viktor