martes, 30 de septiembre de 2008

Siento hablar un lenguaje inteligible
A unos ojos verdes fugarse a aprender idiomas
Como quintos por la tarde de servicio
Saca ya el bazoca
¿A cuantos quieres que mate?
Ser más bien para tapar algo el mal
Taxidermista de unicornios en la pared
Siempre se puede ser cuatro
Al menos
Al menos cuatro

Y siento echarle al lomo
A unos ojos verdes tantos otros ojos
Que es la batalla estar abierto a lo propio
Como si entras y luego sales
Sobre lo distinto que eres tú mismo
En otro ser del que eres parte
Los alacranes en benceno
Esperan salir hacer la línea
De un verde viaje propio de la tierra al cielo
Cuatro veces más

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Apoyá en er quisio de la mansebía
miraba ensenderse la noche de mayo;
pasaban los hombres y yo sonreía
hasta que a mi puerta paraste el caballo.
«Serrana, ¿me das candela?»
Y yo te dije: «Gaché,
ven y tómala en mis labios
que yo fuego te daré».
Dejaste er caballo
y lumbre te di,
y fueron dos verdes luceros de mayo
tus ojos pa mí.

Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes, con brillo de faca,
que están clavaítos en mi corazón.
Pa mí ya no hay soles, luceros ni luna,
no hay más que unos ojos que mi vía son.
Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.

II

Vimos desde el cuarto despertar el día
y sonar el alba en la Torre la Vela.
Dejaste mis brazos cuando amanecía
y en mi boca un gusto de menta y canela.
«Serrana, para un vestío
yo te quiero regalá».
Yo te dije: «Estás cumplío,
no me tienes que dar na».
Subiste ar caballo,
te fuiste de mí
y nunca una noche
más bella de mayo
he vuelto a viví.

Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.
Ojos verdes, verdes, con brillo de faca,
que están clavaítos en mi corazón.
Pa mí ya no hay soles, luceros ni luna,
no hay más que unos ojos que mi vía son.
Ojos verdes, verdes como la albahaca.
Verdes como el trigo verde
y el verde, verde limón.

RAFAEL DE LEÓN

Anónimo dijo...

madre mía, ser, creo que he captado todo (supongo que porque sé algo del contexto..)

créeme, vendrán tiempos mejores...

muchos besos,

lu.

Anónimo dijo...

Más que la alegría une el dolor, mucho más la locura, la locura de amor.
¿Complicidad es la soluciön?

Jenni dijo...

Yo creo entenderlo también, así que fuerza Sergio.