martes, 2 de octubre de 2007

Triste cuento

Entre eternas princesas
Blancanieves,
Casada y cansada
De lo ilusorio y las instituciones
De desgobiernos y desmanes
Del espejito, espejito


Su principito que fue
De copa en copa
De bar en bar
El rey entre las putas
El rezumado en olores
El eterno truhán
De las húmedas cavernas


Las leyes babilónicas
Las estratosferas repletas
De lechos sin amor,
En su mesa, del tenedor
Y el puñal, y de ahí,
La vela apunto
De agotarse su llama


Blancanieves desgarrada
Ya no suda nalgas
De podridas que cayeron
Manzanas y cintura aguijón,
Arañada hasta las pestañas
Mal final para el cuento.


3 comentarios:

sergio castillo pelegrín dijo...

UUUuuuuFFFF, menuda plantilla de artistas... Bueno, entonces la tercera República, para cuándo???

aprendiz de titiritero dijo...

Pobrecitos cobardes, la violencia es la única respuesta a sus miedos.

Velocet dijo...

Triste belleza. Me ha gustado :)

Puf, cuánto material hay por aquí! ^^