lunes, 1 de octubre de 2007

Vale por eso escribes
Como un gusano en su capullo
A punto de liberarse de la baba enjuta
Metamorfosis del sueño hacia la realidad.

Desvelos tras cada sueño
No hay un alma despierta
Mucho calor que piensa
Que no se le va el frío…

Acepté y acabé.
Empecé y me libre.
¿Me liberé?
Camina, corre, no te cace, de nuevo
Otra vez
El incombustible tópico.

Tras el por qué de la arruga,
Para dar, por nada más
Que para dar…
Ya lo dice mi currículo: no sé vender.

Qué vas a hacer del poema
Un traje, una bandera
Toda la flema que ocasiona.

Torno que aprieta y degolla.

Y mencionarás la estupidez,
Vanidad y desconocimiento
De la humanidad por el hombre.
¿Te sabes hombre, no?
De los de boca llena de saliva
Y piernas tambaleantes de sentido.
Sí, sí, sí…
Víctima del circunloquio.

Trabajo de la obviedad casual
Paradoja que trasnocha y vacía luz que todo lo mira
Sin labor y por derroche
Élite de proyectos que se saltan el almuerzo
Mezcla mágica de la concupiscencia
Del fogonazo apaleao
De sus chispazos consumido
Sabor de la tierra olor del aire tacto del agua
De automáticos movimientos.

¿Te sabes hombre, no?

Una historia que cambie el mundo,
Cuando cualquier historia lo hace.

Osas desprestigiar el compendio de condiciones
Sobre todo lo capaz magdalena punto cero
Migas sobre el camino libre de verdad
Edipo y Electra amén por el cortex.
Congoja ineludible de la raza.
Qué es lo que crees que hay tras de tus ojos
Fatigados de esta competición,
A la búsqueda de las más de siete diferencias
Ante lo igual de las estrellas.

Acaso sientes crujir la grieta.

Como cuando niño se hace algo que sorprende ver en adulto
Natural como lo más claro.
Y para eso te haces caso.
Tú que entiendes toda persona que llora,
Que ríe,
Que grita.
Y qué callarás.
Le falta el tiempo a quién no lo sabe aprovechar
Y le sobran amuletos.
¿Otro papel que prende el fuego?

Te escuchas
Te haces caso
Y ahora te tiembla el pulso.
Gana fuerza la voz que no habla
La que dejará de hablar.

Con la ayuda propia o la ajena
Ahora te tiembla el pulso
Y todo se calma
Nada se dice
Y se gana o empeora
En todo
Mucho.
Nada.

1 comentario:

aprendiz de titiritero dijo...

muy poético y cuántico hacer crujir las grietas.