martes, 12 de febrero de 2008

Disturbio dialógico

Lo absurdo de mi dialéctica
es que un mudo como yo,
sin voz,
sin voto,
intente
haceros ver
a base de gritos.


A vosotros,
que sois
los peores
ciegos.

3 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Ahora, como Bartleby, cuando llegue la falaz hora de las urnas, yo debiera decir:

"preferiría no hacerlo".

Buen poema, Adrian.

Tu viktor

Jenni dijo...

Adrián tu poema me parece cojonudo...

Respecto al comentario anónimo es de cobardes opinar de esa forma, desde el anonimato quiero decir.

Un saludo Adrián!

bydiox dijo...

La primera estrofa me gusta, pero la segunda no la acabo de ver.

Tal vez yo hubiera recurrido al final del poema 761 de Dickinson (uno de mis favoritos) en el que la última estrofa reza era más claro - estar Ciego - hubiera jugado con esa expresión.

Pero claro, hay multitud de posibilidades para el cierre.


un saludo... y desde este otro lado