miércoles, 26 de marzo de 2008


Donde tú dices tristeza, yo digo bosque de lluvia,
donde tú desorden, yo, comodidad,
lo que tú llamas impertinente insecto yo lo llamo necesidad
y lo que tú dices que es pobreza es para mí una consecuencia,
donde tú dices verdad yo digo relatividad,
donde tú, mirada, yo, incendio,
tu poema es mi charco
y lo tú que denominas alma es sólo química.
A ver quién se atreve a decir
que el poeta no llama las cosas por su nombre y
que lo que tú llamas Dios no se llama en realidad excusa.


(Y que Dios me perdone.)



Foto: Adam Clutterbuck

5 comentarios:

el gato zurdo dijo...

Más que excusa es invento que además adormece ( para que no se subleven los que ya nacieron perdedores).
Lo dice la vieja canción:
Hay en el mundo una cosa mas importante que diós, es que unos escupan sangre para que otros vivan mejor.

mark dijo...

ya se sabe: la religión es el opio del pueblo.

meigan dijo...

Dios es la mejor excusa que existe...pero alguien nos dijo una vez que el nombre de Dios no debe ser usado en vano.
Besos

Viktor Gómez dijo...

Poemazo, LU.

Te lo dice un cristiano convencido, un lector lento e intuitivo, un crítico compañero.

Poemazo.


Tu Víktor

Mayka dijo...

Me gustan las contraposiciones :)

Especialmente:

"lo que tú dices que es pobreza es para mí una consecuencia"