miércoles, 5 de marzo de 2008

mientras es(pero) la debacle

Silencio

Como te llamas? -no lo sé, nunca me ha llamado

Nadie.


piensas: este blanco está loco.


Y comienza el ritual sepulcral

del silencio que solo

se rompe por el grito

de él, éste, aquél,

de todos los motores

humanos que resuenan

para un público

sordo por decisión

vacíos que siguen rugiendo

y están huecos.

Sin embargo,

hay hijas en Kisangani.


Te pasmas al ver estatuas

de hueso y carne

cuerpos sin movimiento

amordazados, por el hambre

atenazados.

Y no hay forma de calmarla

a la indecente dama

que mata por ausencia de.

No hay forma de moverse

nomás queda sentir

el viento mohoso y

tórrido, como un puñal

de hueso que raja

tu primera y única piel

pegada a ti como

compañera del tiempo.


Tus ojos anunciaban algo

que no pude, o no quise entender

mientras me comían el corazón.

Tus ojos me robaron

mi fugaz sentimiento. (tranquilo ya pasó)

Eras negro esqueleto, puro hueso

tenías hambre.

Lo siento,

lo siento.

Siento que vivas mil millas más

al sur del centro de la cloaca

a la que los optimistas llaman mundo


Te Quiere:

Tu asesino,

sentado en su sofá.


Hoy ha subido la bolsa

Galiano presenta en Milán.




pd: tenía un título pero no....
Pd: algunos lo habréis leído ya....
Pd: va sobre Diarios de Kisangani, y me pareció adecuado por los últimos post
Pd: sigo pensando en esto como foro o algo así, no como tablón de anuncios :-)

3 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

“es increible que allí donde un materia prima es descubierta, los habitantes de las comunidades locales mueren en la miseria, sus hijos se convierten en soldados y sus hijas en sirvientas o prostitutas. Escuchar y ver una y otra vez las mismas historias me pone enfermo. Después de centenares de años de esclavitud y colonialismo en África, la globalización de los mercados africanos es la tercera y más aniquiladora forma de humillación para la gente de este continente. La arrogancia de los países ricos hacia el Tercer mundo (que representan 3/4 partes de la humanidad) está creando incomnesurables peligros futuros para todos”.

Dejo éste epigrafe a modo de proemio y articulo mi lectura tertuliana y forística sobre tu poema, de manera voluntariamente fragmentaria y (des)ordenada.

1. Si, había leído el poema ya, pero no me ha resultado sino nuevo, porque me ha abierto los ojos y porque tiene profundidad y matices cómo un paisaje que cambiase con la luz del día, con la intensidad y el clima, con la distancia desde la que se observa. Me resulto nuevo, y ya lo había leído. Así me pasa con muchas noticias de prensa y TV. Y con algunos pocos buenos poemas a los que vuelvo.

2. Africa urge. No es asunto baladí. Callar es matar. No exagero, es a diario que mueren en Africa muchas personas y la media de vida de 35 años es poco menos que insultante frente a las cifras generosas de los 82/85 años en Europa.

3.- El ritmo del poema se asemeja por lo corto de algunos versos a cánticos tribales. A mi particularmente me parece un acierto más del texto.

4.- la vida política no se reduce a grandes medidas, eventos, causas, sino a ese tejido que se construye a diario en las pequeñas cosas y sin descanso empezando por la vida íntima (vencer el fascismo instalado en nuestra individualidad) y extendiendose a los otros. La poesía que nazca entre ese cotidiano quehacer y el repensar, revisar nuestra manera de mirar el mundo e interactuar será una poesía de lo real. Una poesía de gestos, silencios, poemas, consumismo controlado,
que estalla en un plano desértico, del desamparo y cruel destino (morir de hambre, guerra, tortura, enfermedades, cataclismos)
afilandose como bayoneta de asalto.

5.- Incomodar por incomodar es zafio y pueril. Por no incomodar, callarse es vil. Lo difícil es decir lo que hay que decir aunque se incomode y ponga en contra nuestra a segmentos sociales poderosos, a conocidos, vecinos, lectores casuales o compañeros de filas. Decir lo justo, sin miedo a repercusión alguna es una manera de escribir, de ser, muy necesaria.

6.- El poema rastrea y entrecruza lo social y lo invisible con equilibrada tensión. Y se descuelga hacia adentro del lector no como un otro, sino como un yo que se autocuestiona frente a las atrocidades impunes de los sátrapas y generales de la guerra y el expolio.

Cuando lo leí, aquel poema me gustó. Me tocó la fibra.

Releerlo es volverlo a escribir de alguna manera, es una traducción, una translectura. Y me parece que hoy me urga y urge. Me remueve más si cabe.

Lo siento como un buen poema, Mark.

Hubiese querido ser puntilloso, hallar indicios erroneos, poder meter la tijera y recortar versos o palabras. No ha lugar en mi tercera relectura.

Tiene el tempo, el ritmo, la intensidad justas.


Un abrazote,

Viktor

Mark dijo...

a veces escribes por una especie de corriente que te lleva. Es una suerte

a veces escribes por influencia del dios onan

y a veces escribes al revés. sobre lo que ves

África es ahora:
una putada
el escenario del crimen que nadie se molesta en limpiar
un delito.

el poema me gusta, aunque sea mio ( y pasa pocas veces). es quizá porque no lo siento muy propio.
Pero bueno hablemos de ellos, el mundo sigue girando y es una mierda.

alimañas con queso fundido sobre una base de acero dijo...

Así se debería reflexionar después de ver este tipo de documentales. Corremos el riesgo de quedarnos en el efecto dramático de las imágenes. Solas, lo único que producen es pena e incomprensión (son las que utilizan las ONG´s para ofrecer una liberación inmediata de la pena, casi siempre sin ofrecer también un porqué de su situación).

África sigue siendo el patio de entretenimiento de Europa. Creo yo. No es normal que después de 40 años canalizando millones y millones hacia el continente, éste no haya avanzado en nada. La única posibilidad es que ese dinero vaya destinado a potenciar el comercio que estimule los intercambios (beneficiosos solo para) con Occidente. La prueba de ello es la última cumbre de Europa-África. Proteccionismo para el arroz entrante en Europa, pero libertad total para las importaciones en África. ¿Qué más dá si destrozamos el comercio local africano? Y si os negáis, será peor. Total, nosotros seguiremos teniendo gas natural.

Me gusta mucho que luego lo compares con los titulares del día. Realmente parecen mundos completamente diferentes, lo que hace más triste que vivamos todos en el mismo.

Gracias por el poema! (siento que el comentario sea tan largo, no pretendo ser rollera).

Besos, señorito!