viernes, 7 de marzo de 2008

Perdonad que tenga el alma acorazada

He venido paseando el ansia,
la calle tiembla bajo pies
descorchados y sin espuelas.
La codicia es aquella esquina vidriosa
que huele a silueta rancia,
que mira...
que me invita a pasar.

Difícil desdibujar la histeria,
mirada que pasea
enfrascando el adoquin
en cada tambaleo.

El minuto,
que corre depresivo
que muere con el día
que observo a destiempo,
con la sombra proyectando surcos,
con la mirada inquieta,
con la complicidad que molesta
entendiéndose atacante,


aquel rostro que protesta
sintiéndose atacado.



Los veo tan iguales,
tan extraños...
los unos, los otros
con la neutralidad perfilada,
con la cabeza deshojada de preguntas,
desvestida de aliento...

El cuerdo que está loco,
el loco se ha sentido hoy más cuerdo,
se han lanzado monosílabos
huecos,
de moral.

He llegado en un paseo, y ahí,
entre el alboroto silencioso de la calle,
corres,
vida cadavérica
abandonándote a tu suerte.

4 comentarios:

Nemo dijo...

Esa neutralidad de la distancia, que te hace aparecer en pesadillas tan livianas, me gusta, me gusta, mucho mucho. Bienvenida guerrera de luz, abandona el ansia y observa sin tiempo. Todo lo que ves, es además de frontera de ti misma, tus mismos ojos que se miran.
Un besazo
pd: a ver si convencemos al tejedor de corazón joven (para su vuelta), junto a los duendes que le brotan de la chistera.


pd2: Ah, muy bien la poesía, la tortilla de patatas, los reveldes bueis, la esteticidad del individuo que se afirma, etecete, etecete. Pero el domingo, todo el mundo a votar por fis!!!!!!!!

Jenni dijo...

Jajaja lo sientooooo,es que te sobas muy pronto hombre!! No vives la noche! Es broma...
El tejedor ya está convencido..espera el hilo para hilar, que ahora mismo le mando.

Y si a votar, aunque algunos hijos de su madre, quieran que nos quedemos en casa con el culo pegado en el sofá.

Un beso enorme capitánn

Viktor Gómez dijo...

Jenni:

Concretas bien, dejas a su vez espacio al lector. Y entre lo que se detesta y lo que se olvida, el poema enlaza con su impensable prodigio lo que al espabilado lector le conduce inevitablemente a la relectura de su corazón, de su frente, de la mañana.

Buen poema, Jenni, es cómo ocurre aquí, el que nos levanta de la silla, porque urge a la acción. Ya sea una acción ética, amorosa, literaria, política.


Un abrazote,

Tu Viktor

aprendiz de titiritero dijo...

...pero nada se pierde, otro alguien cogerá tu fusil ( las palabras) y seguirá disparando contra la avaricia, la demagogia,
el aburrimiento...
salud y un beso que ganaremos!!!