viernes, 18 de abril de 2008

Bohemia

Noemí es abandono pereza
siesta ilegal del lunes
tremendos sus pechos diarios
asesinos de oficinistas
París anochecida no es argumento
París no se clava tanto en la retina
cuando te da la espalda
prefiero ser bohemio en su gauche
en su droite divine
¡que espere París!
Noemí que se acaricia a solas
pensándome
que explota con labios elipses
pensándome
y se maquilla y se viste
pensándome
para después fingir que no me ve
aunque todo me lo dedica
como París sus jardines
como las plazas de París

Julio Obeso

3 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Noemí, claro, Sietú, ya sabes.

En ese laberinto de agua que sube, como un chorro hirviendo para manchar el azul de transparencia, así, cómo recordándonos de lo inútil de escribir obtusamente, así, en tu claro decir, se lee y se siente. Sentido ya, asumido y propio. Noemí es también nuestraemí.

Un abrazo, hermano.

Tu Viktor

Javier Uve dijo...

Me gusta mucho, sí señor. Saludos, Julio.

Anónimo dijo...

qué rabia que no puedas venir...

besos,

lu.