miércoles, 9 de abril de 2008

CRISÁLIDA
Despertar de encrucijadas
y caminos polvorientos sin respuestas,
pasadizos subterráneos
donde sólo habita el hastío,
oculto en cada brecha.
Caminar a oscuras tentando la piedra,
pisoteando la espiga seca,
para besar de nuevo la tierra,
abierta y herida,
como un sexo mancillado
cuando no existe el deseo.

Regresar surcando la niebla.

Amanecer de nuevas luces
que desvelan el secreto.
Despertar cambiando la piel,
matando a la crisálida.

3 comentarios:

Nemo dijo...

O haciéndola vivir...
Un abrazo mi heavi preferiso

Javier Uve dijo...

Jajaja. Me gusta pensar que tenemos una visión complementaria de las cosas, en lugar de visiones opuestas. De todas formas, creo que así no terminaría de funcionar el símbolo... o puede que sí. ¿Qué se yo?
¡Un abrazo, Sergio!

Jenni dijo...

Javiii, hola!! Tus letrarias se llenan siempre de imágenes muy profundas...
Por cierto, queda pendiente una excursión.

Un abrazoooo!!!