lunes, 28 de abril de 2008

Después del naufragio, toca recoger los restos

Lo del sábado en el Café de las Horas fue una catarsis colectiva. Toneladas de poesía, besos y versos, roces, abrazos, mucha cerveza e incluso media botella de absenta. Un arcoiris de estilos, motivaciones y declamaciones. Mestizaje de culturas y sexos. Grial de voces desnudas que gritan injusticias, confiesan derrotas y acarician alegrias. Rebeldia y éxtasis versus poesía. ¿para cuándo la próxima?
Félix Menkar

3 comentarios:

el gato zurdo dijo...

¿ya estás aquí?
BIENVENIDO!!!

Jenni dijo...

Bienvenido en superlativo Félix!

Un beso

Javier Uve dijo...

¡Félix, bienvenido!