lunes, 28 de abril de 2008


Foto de Mark: Víktor Gómez y Luciérnaga tras el telón


En un par de horitas me tendré que levantar a terminar de hacer una cosa que, como siempre, he dejado para el último día.
Confiaba en que alguien hiciera un buen resumen de lo del sábado, pero he visto poca cosa y muy rápida. Lo mío no va a ser más, pero por lo menos intentaré dar mi visión.

Mi visión es que la cosa salió genial.

En la primera ronda yo estaba muy nerviosa, disculpadme todos porque no os atendí tanto como me hubiese gustado, estaba más pendiente (al otro lado del telón) del tiempo y de algunas tonterías más que a lo largo del recital se fueron disipando.

Le tocó romper el hielo al Kebran después de una breve introducción de Víktor Gómez, era una forma de agradecerle su labor por la poesía y de devolverle el favor de sacar la poesía a los bares,
le siguió David González con su particular fuerza y muchísimos aplausos, el poema de la autopista se lo he escuchado tres veces este fin de semana y ninguna me ha dejado indiferente.
Álvaro Yebra hizo una lectura perfecta y conmovedora,
Angus leyó algún poema (creo) nuevo que, como siempre, me dejó más que pagada,
Félix Sevilla aportó color y sobre todo musicalidad al evento, y a mí personalmente me hizo reírme mucho porque aunque tocase temas serios su manera de hacerlo me pareció muy divertida,
Eddie leyó poemas que ya conocía pero que me gustaron todavía más en su boca,
Elena Areta (era la primera vez que la escuchaba recitar) me sorprendió gratamente,
también pudimos escuchar a Garikoitz G. Alfaro que, al contrario de lo que hasta ahora había podido escuchar hizo una potente lectura de preciosos poemas nuevos en los que dijo cosas como "los puntos suspensivos/lo dicen todo de ti, motivada en parte por la voz de alguien del público (Manuel?) que de vez en cuando pedía más fuerte!
Lluís Pons Mora leyó sus pedazo poemas, el Kebran y yo tuvimos la suerte de escucharle también la noche anterior con un cubata en la mano y a mí casi se me empañaron los ojos…
y cómo no, Pedro Montealegre cerró esta primera ronda con una fuerza y originalidad irrepetible.
INCREÍBLE.

Luego hubo un descanso y entonces mis nervios aumentaron, yo era la segunda de esta ronda y me entraron ganas de escaquearme. No lo hice.
Abrió Ana Pérez Cañamares, una muy buena lectura de unos poemas que yo, sinceramente, adoro.
Luego le seguí yo (Luciérnaga), estaba nerviosísima, eso de “bajar la cremallera de mi piel” es ardua tarea, así que nada, leí 3 poemas trabándome un poco y me senté rápidamente. Se notaba que había muchos amigos entre el público (¡os quiero!).
En esta ronda leyó Javier Gil a quien yo no conocía personalmente, me gustaron muchísimo tantos sus poemas como sus forma de leer (encantada de conocerte, y a Magda también).
También leyó Antonio Matínez i Ferrer (recuerdo un verso que más o menos decía: yo soy el de los silencios largos), aunque le hubiese gustado tener más tiempo (lo siento!)
y Arturo Borra, después de darle las gracias a los liantes de todo aquello, leyó unos poemas tocantes de alma y conciencia.
Maika leyó un solo poema, pero leyó!!Gracias!!
Y Mark también tocó las conciencias con algunos de sus poemas, gracias también.
Cerró esta ronda el perfecto Antonio Méndez Rubio que aunque estaba tan asustado como yo, hizo una lectura que a mí, personalmente, me emocionó. Y quien diga lo contrario no entiende nada.

Hicimos otro descanso y la tercera ronda fue totalmente sola. En mi opinión fue la mejor, un buen rollo indescriptible, unas lecturas potentes e inteligentes, no digo que el resto no lo fueran y a lo mejor digo esto porque ya habían pasado mis nervios…
Abrió David González metiéndose en la piel de Raúl Núñez, y así comenzó: Hola, me llamo Raúl Nuñez nací en el 47 y llevo muerto muchos años. Y le atizó caña al asunto.
Luego leyó Víktor Gómez algunos de sus mejores poemas y descubrimos que, la cita con la que comienza uno de sus poemas, “quiero oír el alarido de la mariposa”, atribuida a Quique Falcón,no es de Quique! pero no pasa nada porque es hermosa igualmente y la poesía de Quique también.
Me dejó sin palabras Uberto Stabile, a quien yo le doy un premio porque hizo vibrar el suelo, de hecho (lo siento) tuve la osadía de pedirle un poema más, y no sé si él, pero el público creo que lo agradeció.
También se integró con una improvisación Sor Kampana, que nos descolocó a todos pero sobre todo
a Elena Escribano, que leía a continuación. Lo hizo muy bien y nos sacó alguna sonrisita.
Sergio Castillo Pelegrín hizo una breve lectura, creo que tres poemas, pero también muy intensa,
y de Laura Giordani puedo decir que su poesía me encanta y que estaba guapísima, como es, pero que apenas pude escucharla porque estaba fuera en la puerta (lo siento). Pero por lo que me han dicho también lo hizo muy requetebien.
El recital lo cerró, poniendo la guinda, el estupendo de Quique Falcón, que estuvo genial (amo a este poeta).

El local estaba lleno, incluso había gente fuera, y he de agradecer la presencia entre le gente del público de Alfons Cervera y Carlo Frabetti, a los que insistí para que acudieran... y al grupo de la u.v El sujeto omitido, a Mª Ángeles Villena, a Eduardo Almiñana de Cózar(editor de Cocó), al Dioni, a Manuel, a Juani, a Elena (la novia de Ser), y me hizo mucha ilusión ver a mi admirada Antonia Cabanilles y a Ana Lozano, y también le doy las gracias a esos desconocidos que luego se acercan (o escriben) para felicitarnos por los poemas, y bueno, en general a todos, incluido Marc, el dueño del Café de las horas.

Se notó la ausencia de Adolfo González, de Jesús Ge (a quien le dedi/camos/qué el poema “es extraño ser poeta de Miguel d´Ors), y de José Luis Falcó.

Luego fue todo un poco más triste... en mi casa faltan mucho tres personas... David, Lluís, Kebran: los perros y yo os echamos de menos... Ya sabéis que aquí tenéis una casa y una chófer kamikaze para lo que gustéis... Se os ha cogido cariño, malditos.

Gracias a todos por hacer esa noche posible.
Esatré encantada de recibir vídeos, fotos y demás. Por ahora pongo una que me ha mandado Mark (sólo me ha mandado de mi ombligo, lo siento chicos!)

Muchos besos, paz, poesía y paz.

Perdonad por el estilo y todo eso, lo he escrito muy rápido.

7 comentarios:

Creatura dijo...

No estuve, pero ya sé que tal fue! Gracias por la crónica y por estar todos ahí, usando la voz de vuestra alma para emocionarnos a todos.

Mil besos.

el gato zurdo dijo...

Lucía, salió todo perfecto.
ENHORABUENA!!!
Yo, aparte de pasármelo estupendamente, aprendí muchísimo.
(Además el recital me ha indicado el camino, me dedicaré al teatro en verso, pero adaptado a los tiempos modernos.Se admiten sugerencias.)
Un abrazo.

Jenni dijo...

Joderrr Lucía pedazo resumen, muchas gracias por tomarte tu tiempo en contar como fue.

Un beso más que guapa!

Anónimo dijo...

Pero qué mujerr!

Javier Uve dijo...

¡Vaya, qué pena no haber podido asistir, por todo esto que cuentas! En fin, compromisos...¿Qué se le va a hacer? Espero poder estar presente en la próxima y disfrutar de las lecturas.

¡Un saludo a tod@s!

DIONI dijo...

que de puta madre estubo....
el cafe se quedo minusculo...
ante el desbordamiento
poetico.

Viktor Gómez dijo...

Dioni dice bien lo que se respiró y lo que queda:

estancia
desbordamiento
poesía.

Gracias a los que asistieron a escuchar, gracias a la escucha que es un poetizar hondo, revolucionario, fue un encuentro real entre la palabra y la vida.

Hermoso y potente, una referencia que no deberíamos perder de vista.

Y si, estoy con Felix, aprendimos mucho. Yo creo que a partir de hoy le tendré más respeto al Gregoriano zurdo de un gato de once vidas.

Abrazotes,

Viktor