viernes, 25 de abril de 2008

ESPERANZA IMPENSADA

Para Taki en la favela

No confirmes la inutilidad de tu presencia
Ante el infierno de calles enfangadas, infértiles
De niños harapientos aspirando pegamento

Yacen los cuerpos inmóviles
Desganados e indiferentes ante la
Cruenta cotidianidad de la muerte

Vidas infravaloradas de alientos desgastados
como el del gatillo,

Destino irremediable de carne infranqueable
Y mercantilizada.

No confirmes la inutilidad de tu presencia
En este globo inmundo
Impregnado de miseria
Y múltiples residuos

Pues entre los escombros y la humanidad devastada
Ya nadie ni nada puede resentirse.

4 comentarios:

Javier Uve dijo...

¡Saludos, Elena! Hasta ahora no había tenido el placer de leer algo tuyo... Me gusta mucho el poema: algunos versos me parecen realmente sobrecogedores. Crudas las imágenes que evocan, pero no por ello carentes de una gran belleza.

¡Besos!

Nemo dijo...

Bienvenida Elena, a ver si la situación de tu amigo mejora. Ánimo y nos vemos dema

Jenni dijo...

Bienvenida Elena!! Al igual que opina Javi, creo que tus versos son muy emotivos y latentes.
Bienvenida de nuevo y a escribir!

el gato zurdo dijo...

Pues yo me imagino a esos mismos niños sonriendo cuando en un carnaval pasees por la favelas tocando el saxo...
Un abrazo.