martes, 8 de abril de 2008

Héroes

El lunes conduciendo a 80 km… de manera demasiado despistada agaché la vista para responder una llamada y tropecé de manera espontánea empotrando el coche contra el quitamiedos.

Me paré. Salí del coche. Me encontré con un manchón de aspecto torpe tirado a un lado de la carretera.

Fue una sorpresa la mía, ver a Don Quijote herido y maltrecho en la cuneta. El caballo a su lado, relinchando de manera agónica, moviendo sus patas de forma lenta y desafortunada.

Le tomé el pulso, se desvanecía, se apagaba con el rayo de sol caliente brindándole destellos vagos en la cara.

Tengo que llamar a una ambulancia – pensé.

Recapacité, miré el reloj, me entristecí de su pena y de su vejez extrema acentuada en el asfalto carbón.
Reflexioné, sí, y pensé en la mella que dejan los tiempos modernos.

Como han cambiado nuestros héroes.

Subí al coche y me largué.


A veces pienso, hay que rescatar a los clásicos.



11 comentarios:

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Me ha encantado. Inesperada tu aventura quijotesca. Su final. Enhorabuena

Nemo dijo...

No deberían existir las carreteras.
Metamórfica Jen. Un beso

Félix Menkar dijo...

Jenni ha vuelto y lo hace con un estupendo microrelato y un desenlace con miga.

el gato zurdo dijo...

Me gustó mucho, mantiene el interés hasta el final que además le da un giro para seguir pensando.

Mayka dijo...

Es un punto eso de mirar el reloj y reflexionar teniendo en frente de ti a (alguien) don Quijote y su caballo reci�n atropellados.

Me gustar�a haber le�do a todos los cl�sicos (si es que eso es posible), pero a�n sin haberlo hecho, yo creo que rescatar a los cl�sicos para que nos recuerden valores (como el del civismo...) es un error. Precisamente por lo de los nuevos tiempos, nuevos contextos... y nuevas f�rmulas.

El relato en s� me ha gustado: es f�cil de leer y engancha, como dice "el gato zurdo". Para m� una de las cosas m�s dif�ciles es expresar mucho en poco, y creo que con este texto t� lo consigues.

Un saludo, Jenni!

Anónimo dijo...

Hola jenni, habría dejado tu texto en una interrogación final, para abrir un debate, rescatar a los clásicos de la cuneta...Me parece un texto estupendo, que podría abrir un debate sobre la función del clásico en nuestro mundo, y la forma de salvarlos del atropello, sin olvidar, que como dice Mayka, que son nuevos tiempos, nuevas formas y nuevos autores.
Genial
Un saludo

M.

meigan dijo...

Mujer!!!Le hubieras cogido, lo hubieras llevado a un bar a tomar una tila por el susto, luego al hospital...siempre hay que rescatar a quien tiene problemas...ay ay!!!esas prisas ;)
Muaks

Anónimo dijo...

Los clásicos son parte nuestra es genético.



Ciro

Javier Uve dijo...

Me gusta mucho. Así que la espera merece la pena ;)

Besos

Jenni dijo...

Gracias por los comment.
Es curioso, cuantas veces he querido mandarlos al fondo de un pozo sin salida y hoy por hoy los veo tan necesarios... Enfin cosas de la edad.

Un besito a todos

homo-sapiensis dijo...

Jenni, felicidades por el blog,a todos... me ha encantado tu relato... la modernidad, el ritmo frenético de nuestras vidas, la inmediatez... nos conducen a veces a pasar por encima de los ideales, y a veces sin darnos ni cuenta.. Precioso. Un saludote