sábado, 3 de mayo de 2008

EPIGRAMAS DEL EMPERADOR




INTRODUCCIÓN A LOS EPIGRAMAS
(Acerca de la dificultad de desnudar emperadores)


De su autor sólo puedo decir que --tras el heterónimo rumiante de "mugidor"-- se reconoce la escritura de uno de los poetas latinoamericanos contemporáneos más interesantes en la América del Sur. Del epigrama sólo puedo señalar su pervivencia tras una larga historia.

La voz que articula estos incisivos epigramas es la del poder. No es otra. En algún otro lugar he escrito que, para un proyecto de escritura poética de signo resistente y antagonista (al orden de cosas dado), sería también necesario poder hacer hablar a los verdugos, visibilizar --en toda su complejidad-- cómo se aparejan en ellos pensamiento y violencia. Completamente expuesta a nuestros ojos, es la lengua del Imperio la que aquí se revela y se nos muestra. En la cabal comprensión de cómo el poder razona, por fin sin tapujos, radican en cierta parte la necesidad de que podamos reconocerlo y la posibilidad de (simultáneamente) hacerle frente.

(Enrique Falcón, mayo de 2008)


-





I

Hay palomas y halcones, pero no queda ningún zorzal, ni un solo gorrión.
Es tan fácil la muerte que ya no cría fama.
Mantenerse con vida: ¿bastaría eso para la gloria?
¿A quién le importa?

¡Con qué facilidad los cirujanos se convierten en enterradores!
Hoy día hasta las guerras se declaran quirúrgicas.






X

El que exige virtudes, almacena condenas. Y el que prodiga virtudes, sorberá en silencio su trago de veneno.





XIII

La verdad del carcelero:
cuanto más grande la jaula,
más pequeño el prisionero.








XXVI

Maldecir no es igual que decir mal.
Los poetas malditos sostienen que la poesía puede cambiar el mundo. Es posible, pero yo sólo he visto que el mundo ha cambiado a la poesía. Para mal. Para decir mal. No para maldecir.
Benditos los poetas que dicen bien, cuando maldicen.







XXIX

Hay sonrisas que espantan.
La frivolidad es un acto de maldad.






*




2 comentarios:

Luciérnaga dijo...

Ahí estamos, co, algo así iba a hacer yo.

Un beso norme norme!

pd: esa primera foto... ñuf, me pone el color de las uñas de punta...

Viktor Gómez dijo...

Lo siento, Lu. Quiero decir, que la foto es sentir y sentido. Y si, da vértigo. Es el escalofrio.

Un beset,


Tu Viktor