jueves, 3 de julio de 2008

3-JUL-08, 20 H. Homenaje a las víctimas de la catástrofe ferroviaria en el Metro Linea 1 de Valencia (3-jul-06)


Será en La Plaza de la Virgen, hoy jueves, a las 20 h. La Asociación de familiares y amigos de las víctimas del trágico accidente del 3 de julio del 2006 en la parada de C/. Jesús del Metro Línea 1 de Valencia que se saldó catastróficamente con 43 muertos y más de 47 heridos por neglicencias no reconocidas oficialmente ni aclaradas judicialmente leerá unos textos así como poetas de la comunidad valenciana entre los que están Enrique Falcón, Arturo Borra, Alicia Martinez, José Montoro, Rosa Hernandez (madrileña que se suma desde su irrenunciable compromiso moral) y Víktor Gómez.


Adjunto poemas de Arturo Borra, Quique Falcón Alicia Martinez:


.



.




La verdad del subsuelo


.



También los metros se parten
y duelen en los rincones supervivientes:
no sólo la pérdida. La omisión
es un metro que nos quiebra
los amores/ la existencia
esa que otros dañan
en rieles ciegos.

Duele aquello que no se puede contabilizar: la deuda/
el silencio de un subterráneo/ la verdad
revuelta entre escombros/
tanta tristeza singular que permanece
innumerable
en los que siguen
las huellas de un recorrido mutilado.

Evitar lo evitable es negar la fatalidad
del vértigo de los rieles.
Aunque no haya camino de retorno
ellos regresan
sobre un metro de la memoria y agitan
su muerte en la indiferencia del tráfico.

La omisión es duelo
que ruge sus muertos: rumor
de metro interrumpido/ grito
de lo incongruente que interroga las omisiones/
las deudas de una memoria que duele
en todos los rincones supervivientes y clama ante lo evitable
la verdad de los subsuelos.



Arturo Borra
3 de julio de 2008,
en memoria de los damnificados del Metro de Valencia.


.




CUARENTA Y TRES



a los integrantes de la Asociación "Víctimas del Metro 3 de Julio", cuyas camisetas (reivindicación de las 43 víctimas mortales del peor siniestro de la historia del metro en España) les fueron incautadas en las puertas mismas de una sesión plenaria (la del 27-jun-08) del Ayuntamiento de Valencia.


.
Los perros que administran las sesiones del Amo
registraron vuestras bolsas y os prohibieron vuestras prendas:
maldiciendo tanto olvido,
van los muertos juntos vistiendo esas camisas
y en ellas vais cosiendo nuevos hilos con antorchas.
Que decreten el olvido.
Ya vosotros armaréis nuevas canciones.
Que cancelen la memoria.
No podrán más con vosotros:
reabriréis con nuevas llaves nuevas tercas preguntas.
(Van brindando vuestros muertos, tan desnudos de cosas,
con cuarenta y tres cuencos rebosantes de frío).
No podrán con su recuerdo,
no podrán herirlos por dos veces:
brindando todos juntos
se congregan tercamente en sus blancos rincones.
Mientras eso ocurre,
los perros que administran las sesiones del Amo
volverán a requisar todas vuestras camisas.
Que decreten el olvido.
Que cancelen la memoria.
Cuarenta y tres veces coseréis –para ellos– nuevos largos vestidos.
Vuestros muertos dormidos, tan colmados de cosas,
arropados por vosotros se pasean por el mundo:
Van ahora ya sin frío,
– poblarán las tardes blancas
– cantarán junto a vosotros
– volverán para vestirse.
Preguntad por todos ellos; encended nuevas antorchas. .


.
Enrique Falcón
Barrio del Cristo (Valencia), 29 de junio - 3 de julio de 2008


.


QUEDAN LOS FANTASMAS



Vivo sobre la curva de la muerte
y cada noche oigo sus gritos
Pregunto en silencio por el pasillo
¿Quedan fantasmas?
Y un rumor de furia negra
sube cimbrando desde los cimientos
Vivo sobre la curva de la muerte
Y aún hay noches en las que oigo gritos
¿Quedan fantasmas?
Y responden haciendo temblar
las paredes, las columnas, las lámparas, los vidrios
Sí... todavía están... los fantasmas.

.


Alicia Martínez Juan


5 comentarios:

Anónimo dijo...

uf... esa niña... creo que me pasaré.

gracias y besos.

lu.

Jesús Ge dijo...

me hubiera encantado estar ahí.
abrazos a todos.
G

Anónimo dijo...

Hermosos los tres poemas, sobrecogedores como la imagen de la niña en brazos.
No podemos permitirnos olvidar jamás la tragedia de aquel día, aunque muchos se empeñen en ello.

Javier Uve

lucieta dijo...

me puse amarillamente febril y no pude ir, lo siento...

Jesús, tu comentario no tiene calificativos...tú sabes... un beso ENORME.

Javi, ahí estamos.

Besos a los dos.

Anónimo dijo...

Querida gente, me permito disentir en algo con ustedes: nada de lo que ocurrió en el metro fue una tragedia ni mucho menos. Así lo instalaron quienes quieren depositar en el azar (en la "trama oculta del destino") algo que era evitable con una buena previsión y medidas preventivas para un servicio público.
Considero que la lucha empieza por lo simbólico, así que habrá que poner en crisis la idea de "tragedia" para sustituirla por la de "accidente por negligencia y desidia", que debería ser motivo de enjuiciamiento penal de este gobierno corrupto y reaccionario, indiferente al dolor que podría haber evitado. Toda noción de lo "trágico" implica una fatalidad; es precisamente lo que no hubo aquí.
Un abrazo para todos,
Arturo

es lo que pasó con el señor