miércoles, 17 de septiembre de 2008

.



Olvidas,

como cada noche

mientras el grillo se mece

en tus labios,

mientras te acuestas sobre la belleza

de este paisaje

oscuro,

que no todas las lunas son

occidentales,

que soñar es entonces

un privilegio injusto

para los que no pueden dormir.

Y Allí,

ellos,

lo saben.


8 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusta!
apa

EL BUSCADOR DE S dijo...

Me gusta, pero todos los privilegios son injustos y soñar... según que, no es un privilegio sino una necesidad.

Anónimo dijo...

Está claro que lo son, pero para algunos el desamparo es tal que poder soñar se convierte en privilegio.

Anónimo dijo...

Todo ser sueña, Jen

Jesús Ge dijo...

"soñar es un privilegio injusto para los que no pueden dormir"

a mí me parece una imagen poética maravillosa.

Enhorabuena, Jenni.

Viktor Gómez dijo...

Y aún más: desde el sueño uno percibe la irrealidad de la vigilia.

Excelente, Jenni.

Un beset

Víktor

andreu dijo...

Tu lo olvidas y ellos lo saben xq la realidad les golpea duro, suele ser así, sucede así.

Félix Menkar dijo...

Precioso poema, Jenni
dulce y afilado como un cuchillo,
con un final demoledor, amargo e inquietante:
Y Allí
ellos,
lo saben.