lunes, 4 de febrero de 2008

Ya es hora


Escribir, entonces, con un puñal en las manos,
con una boca viva hablando en nuestra propia boca.
ENRIQUE FALCÓN.

Ya va siendo hora
de necrosar las entrañas,
de cerrarnos los ojos,

va siendo hora
de enterrar la lucha en la cuneta
junto a los restos del gato que todavía está muriendo

de silenciar los poemas,
de cosernos las uñas,
de rayar en los mapas,

va siendo hora de ahumar las nubes
con la peste del hígado,
de empujarlas
con la fuerza del bazo del niño que trabaja,

va siendo hora de masacrarlo todo,
de acabar con los mendigos,
de escupirle a los yonkis,
de matar a las putas,

va siendo hora de arrugar
los pasillos,
de aplastar a las mujeres,
de sentirnos superiores,
de ignorar a los ancianos,
de competir con el vecino,
de quererlo todo y más,

va siendo hora

de que leas un poema,
y después, le des la vuelta.



Foto by Luciérnaga

5 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

¿Por qué me leo aquí?

Un abrazo,

Tu Viktor

Mayka dijo...

Ya es hora
de que haya más poemas como este.
Es genial, de verdad

Un beso

Cucaracha homicida dijo...

Así da gusto perder las horas de estudio a las tantas de la madrugada, recrear la voz en el teléfono recitando los versos, compartir espacios así con poemas como este, etc...

Es un final perfecto. Y cuando digo perfecto, digo perfecto.

Pero será mejor que escribamos por los dos lados de la página, por si nos falla la conciencia.

Mark dijo...

empiezo a pensar
que estamos aquí por casualidad

va siendo hora
de decir que sí, que ahora te lo compro.
pero deja respirar a mis sentidos


esto de releer, es una putada porque se convierte en un bucle que no se puede parar :-).

Como han dicho por ahí arriba, el final es brutalmente sencillo. Y hay ritmo escondido por ahí(en mi paupérrima opinión de niño poeta)

Jenni dijo...

Lucia el final me ha sorprendido, es sencillamente tajante, y si, le da la vuelta al poema.

Un beso