jueves, 17 de abril de 2008

-Necesito un arma -dijo el señor Ética-. Una para matar a un hombre.
-Un momento caballero -dijo el dependiente (en estricto cumplimiento de las leyes reguladoras de la venta de armas en el Estado)-. Es ilegal que le venda un arma recreativa de fuego si sospecho que tiene intención de usarla para cometer un delito.
-Está bien, pues. Necesito un rifle con mira telescópica para cazar ardillas.
-Ah, bueno. A ver, ¿de qué tamaño de ardillas estamos hablando?
-Ah, más o menos del tamaño de un hombre.
El dependiente le ofreció su mejor tesoro: una combinación de ballesta y lanzagranadas.
-Mire, ésta goza de mucha aceptación entre nuestros deportistas más ávidos.

Fragmento de Happiness TM (2002), de Will Ferguson.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

es buenísimo!

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

magnífico, sí señor.

Javier Uve dijo...

Me alegra que os guste. Pertenece a una de las últimas novelas que compré dejándome llevar un poco por la intuición y me dejó muy buen sabor de boca, creo que tiene desperdicio.

Saludos!

Javier Uve dijo...

Corrijo: "que NO tiene desperdicio" alguno: divertida,ingeniosa, inteligente, crítica y adictiva.

Viktor Gómez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Viktor Gómez dijo...

Excelente aportación, Javier. Eres un lector travieso. Venga, sigue compartiendo.

Tu Viktor