miércoles, 14 de mayo de 2008

MARK: sobre la actual situación de los fascismos y el papel de la poesía

“Hubieras debido encontrarte con ellos
antes de que pidieran auxilio,
antes de que, a la par que ellos,
nadie pregunte nada ya.”

Vladimir Holan (“Indiferentes”)


Mirad bien las Geografias del Desorden




Respondiendo a Mark sobre Asia 2008, un conflicto en la desvergüenza y desfachatez de los poderosos EEUU y sus aliados que secundan la mentira como estrategia lingüística, como arma de desordenación del mundo, sugiero:

Es estúpido pensar que los 'media' informan o son parte del engranaje del sistema de libertades. Antes bien sirven al gran hermano que contra toda lógica humana y contra todo sentido común sigue alimentando un mercado de la opulencia, unas estructuras del expolio y la exclusión eufemísticamente llamado sistema democrático del primer mundo ó aún más eufemísticamente hablando el menos malo de los sistemas conocidos.

Creo que el descaro con que se mintió para invadir Irak no es más que una muestra de la gran parálisis moral que atenaza nuestra sociedad. Porque pese a que cada día siguen saliendo información nueva o revertida sobre los abusos, falsedades y malaintencionada campaña de acoso al país árabe del que luego nos repartiremos los nutrientes energéticos, nadie se moviliza seriamente contra la ignominia. Nadie sale a manifestar su indignación a la calle. O casi nadie, por ser más justo. La violencia es arma legal si el enemigo tiene en su poder riquezas que nos ayuden a proseguir este incivilizado estilo de vida rapiñero y elitista. En Asia, como en América Latina, cualquier dictador, terrateniente, narco, empresario, puede exterminar a los que con conciencia crítica, palabra insumisa y voluntad de convivencia honesta denuncie sus tropelías o se oponga a sus chanchullos. Cómo estamos en tiempos en que todo esta prefabricado, la sentimentalidad se dirige y teledirige con infatigable bombardeo mediatico. Así, un musulman es un potencial terrorista, un salvadoreño o colombiano es un guerrillero, etc.,. Es muy eficaz educar en el miedo. Y propiciar figuras mesianicas como las del Sr. (O)Bush que nos van a salvar de todas las catástrofes provinientes de los extranjeros, de los otros.

La poesía, pues, su ejercicio, debe estar orientado a decir la verdad, la que conocemos, la que vivimos, la de los que pierden, desaparecen y son olvidados merecen que digamos. Y debe ser verdad y no negocio la palabra del poeta. Un decir que se sostenga en la esperanza para los oprimidos, los exluidos, los machacados. Hablemos de amor, de ira, de amistad, de conciencia, de belleza, de dudas, de dolor, de resistencia, de cotidianeidad, de misterio pero sabiendo que si esas palabras no sirven para calentar huesos y abrigar esperanzas tienen mucho de superfluo.

Cómo gustamos de la poesía, os recuerdo unos versos de Quique Falcón (que me perdone por meterle en esta dialógica conversa) que me parecen suficientes. De haber empezado por ellos toda mi verborrea hubiera sido innecesaria:



ESCRIBIR DESPUÉS DE AUSCHWITZ



“No nos está permitido conceder a Hitler
ninguna victoria póstuma”
(Emil L. Fackenheim)
Escribir entonces
para no conceder más victorias póstumas a Hitler:
la claudicación de nuestra esperanza,
nuestro olvido de las víctimas,
el paso tuyo amargo tras las escaleras.
Escribir, entonces, con un puñal en las manos,
con una boca viva hablando en nuestra propia boca.
Denunciar a los culpables
y salir al mundo fieramente
con poco más que rabia entre las uñas
con que hacer reventar lo viejo en lo ya nuevo;
—y estrangular los respiros
---------------------------------------- de la desaparición.



Enrique Falcón

11 comentarios:

marc dijo...

al atakerrr

ya llegamos tarde como a todo

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=67384

Mark

Nuria dijo...

Citas a Vladimir Holan y me viene de un plumazo su noche con Hamlet. Maravilloso. Gracias por el recuerdo

Viktor Gómez dijo...

Claro, Mark, que no descubrimos El Dorado. Pero no hay que dejar de decir. Porque corremos el riesgo, si damos por supuesto que ya todo está dicho, de que se olvide, se desatienda, se tergiverse. A más, en cada generación se repite la sempiterna lucha. Unos por dominar y otros por no ser dominados. De Roque Dalton hasta Quique Falcón, de Eduardo Galeano a Riechmann, siempre se resiste la desvergonzada actitud de los poderosos frente a los expoliados o los pensadores criticos (que sin ser los mismos, tienen objetivos comunes de antipoder).

Un abrazo

Viktor

Viktor Gómez dijo...

Nuria:

Gracias a Clara Janés se conoce la obra de Vladimir Holan. Gracias a Vladimir Holan Clara Janes reencontró su propia escritura o lo que es lo mismo, el sentido crítico y necesario de su poética y (des)instalación en el mundo.

Gracias a la poesía inabatible de Holan.

Gracias al amor inacallable de Janés.

Buen jueves, Nuria.

Tu Viktor

Jenni dijo...

Ah, bueno encontré esto:

Este documental está libre de Copyright (ha sido publicado en GoogleVideo hace tres meses y ha sido visto más de cuatro millones de veces); los mismos productores del documental ofrecen la posibilidad de descargarlo gratuitamente desde:


http://www.zeitgeistmovie.com/dloads.htm

Genial idea.

Que tengas buen día Víktor.

Mark dijo...

Jeni:
ese documental muestra (una visión de) como se construye un mito y como se utiliza paras justificar un modelo social entero. Esta muy bien

Mark dijo...

un poco de poesía al respecto

NACH- PANDORA

Miralá es pandora unos la temen y otros la adoran,
imploran su poder, arrasa faunas y floras,
expandiendose hora tras hora,
el mundo ignora esa conciencia traidora que nos ahoga en nuestros miedos y celos.
Nos hace querer ser primeros, no cesar y codiciar sin freno.
Su espíritu anida en cada instinto suicída y homicída.
Pandora es como un veneno que liquída nuestras vidas.

http://es.youtube.com/watch?v=Rm5vv2-l-2U

Viktor Gómez dijo...

Esta noche veré el video Jenni, pinta bueno. Aunque cuento con esa grabación que me pasarás cuando puedas.

Es curioso lo potente y multiplicador que es eso que llaman "inteligencia conectada".

Graciaaas,

Viktor

Luciérnaga dijo...

joder, sois geniales, en serio.

Anónimo dijo...

Me parece muy legítimo y al mismo tiempo muy peligroso lo que expones en el post.

En primer lugar pones a los Medios de Comunicación como falseadores de la realidad, lo cual es cierto pero no es ajustado, ya que más que falsearla, crean una realidad paralela. Y eso lo hacen mediante la reproducción de esterotipos y prejuicios.

Luego hablas de las injusticias que se cometen en el día a día (por cierto muchas de ellas conocidas gracias a los medios de comunicación).

Y al final la poesía se alza como la panacea, lo que nos va a brindar la verdad, a iluminar el camino...etc.

Y lo haces basándote sólo en una serie de tópicos y prejuicios (como la de un periodismo controlado politicamente, la desmotivación ciudadana...)

Me parece -y lo subrayo porque este es mi punto de vista- que la verdad, aquello a lo que aspiran, en diferente grado, el periodismo, la ciencia, la política y todas las artes y oficios humanos, sólo se alcanza (si es que lo hacen, en un ejercicio aproximativo) mediante una tarea constante de autocrítica y cuestionamiento de los principios que rigen esta búsqueda.

Y esta me hace pensar una cosa. Esta poesía que debe estar orientada a la verdad y a dar voz a los oprimidos... ¿contiene dentro de ella la semilla de su propia renovación? ¿Tendrá espacio entre toda su crítica para criticarse a ella misma?
¿O se convertirá en otra abanderada de la verdad? ¿en otra voz mesiánica?

Supongo que no.

Considero que el ejercicio de la palabra se debe ejercer en libertad. Es esta la palabra clave. Es decir, es la condición de posibilidad para que se den el resto, la justicia, la verdad, la fraternidad...etc.
Y para ello uno debe liberarse de ciertos tópicos y prejuicios.

Entre ellos incluso podría estar el de la función social de la poesía, ¿quién sabe?

O si se toman, hacerlo de manera consciente.

Creo que fue G. Perec el que dijo que lo mejor que puede hacer un escritor es plantearse una serie de condicionamientos antes de abordar la escritura, porque en caso contrario, estará sometido a otros condicionantes que ignora.

Un saludo y enhorabuena por la publicación

Viktor Gómez dijo...

Querido Anónimo:

Es muy oportuna tu presencia y matización en este asunto que da para largas conversaciones.

En primer lugar creo que tanto los mass media como la publicidad hacen tres cosas:

crean realidades
mienten
generan tendencias, adoctrinan

No solo sobre prejuicios y esteotipos trabaja el mundo audiovisual para "reprentar" un simulacro de lo real, una realidad alterada. También inventan. Se inventan nuevos símbolos, se crean ficciones que acaban siendo reales cuando la masa las acepta. Por ejemplo, se es feliz cuando se tiene un coche de la marca "X" o La invasión de Irak estaba justificada por las armas de destrucción masiva que atesoraban Sadam y sus secuaces o sólo la vacuna "Z" puede resolver la enfermedad tal en Africa.

Tienes razón que muchas injusticias se conocen por los mass media, pero la cuestión es cómo se filtra, cómo se interpreta y en qué orden de prioridades salen esas noticias delatoras del daño frente a otras de diversa índole. Porque eso genera en el lector un condicionamiento. Que duda cabe de que hay periodistas honrados y gente que busca hacer un servicio honesto a la sociedad. Claro que los hay. Pero igual que el sistema financiero no permite el altruismo a sus empleados a costa de las arcas privadas del Capital, no al menos fuera de sus propias campañas de lavado de imagen y rentabilidad emocional, los que trabajan en los mass media no pueden liberarse del todo de la propia estructura de su industria. Y eso me hace coincidir contigo en el peligro de pensar en la poesía como una especie de adalid o panacea contra la injusticia. Hay riesgo de fundamentalismo, demagogia y mesianismo, es verdad.

Tmabién creo contigo que solo cuando se implica una sociedad desde sus muy variados oficios y antioficios se puede trabajar conjuntamente por mejorarla. Para educar a un niño hace falta toda la tribu, dice un refrán africano. Y en nuestra sociedad la masa es un niño en manos de muy sutiles y sofisticados mecanismos de control.

A la postre, hemos de apoyarnos unos en otros, como en internet, como en este blog, de poesía heterodoxa y de contrarios puntos de vista en lo estético y quizá en lo ético pero que confluímos por unos mínimos que nos permites funcionar sociablemente promoviendo la poesía y el pensamiento.

Gracias por tu enriquecedora exposición. Me ha ayudado a repensar y caer en algunas inexactitudes de mi decir apresurado y hasta a veces vehemente.

Hay que cuidar lo que se deja escrito, hay que ir más despacio. La lentitud hoy es virtud. Y escuchar.

Gracias, compa

Viktor