sábado, 5 de julio de 2008



TIERRA

"Quia non conclusit ostia ventris"
Job III, 10.


Humanamente hablando, es un suplicio
ser hombre y soportarlo hasta las heces,
saber que somos luz, y sufrir frío,
humanamente esclavos de la muerte.

Detrás del hombre viene dando gritos
el abismo, delante abre sus hélices
el vértigo, y ahogándose en sí mismo
en medio de los dos, el miedo crece.

Humanamente hablando, es lo que digo,
no hay forma de morir que no se hiele.
La sombra es brava y vivo es el cuchillo.
Qué hacer, hombre de Dios, sino caerte.

Humanamente en tierra, es lo que elijo.
Caerme horriblemente, para siempre.
Caerme, revertir, no haber nacido
humanamente nunca en ningún vientre.

BLAS DE OTERO
(¡Esto sí que es poesía!)

4 comentarios:

otro cero dijo...

Si casi todo está escrito y mejor
¿para que seguir?
En mi humilde opinión, otra de las razones sería para hacer de correa de tranmisión, yo me conformo con
provocar en alguien parecidas sensaciones que experimento al leer a otros.

Anónimo dijo...

Enorme la segunda estrofa. Atemporal.

J. Uve

Ana María Espinosa dijo...

Blas de Otero.

¡Magistral! en mayúsculas.

ángel dijo...

Esto sí es poesía y éste un verdadero poema, el del tantas veces ignorado Blas de Otero. Y éste sí es un genuino espacio literario. Lo agradezco y recorro por primera vez.


Saludos...