viernes, 1 de agosto de 2008

Como muchos sabéis, Cucaracha homicida se nos va un añito de erasmus...

Yo ya me he despedido bastante de él, pero una vez más, para él, y para compartir con vosotros, aquí va algo.

Ga - Aquí seguimos. Y seguiremos. Y cuídate mucho.

SOBRE LA POESÍA de JUAN GELMAN

habría un par de cosas que decir/
que nadie la lee mucho
que esos nadie son pocos
que todo el mundo está con el asunto de la crisis mundial
y

con el asunto de comer cada día/ se trata
de un asunto importante/ recuerdo
cuando murió de hambre el tío juan
decía que ni se acordaba de comer y que no había problema

pero el problema fue después
no había plata para el cajón
y cuando finalmente pasó el camión municipal a llevárselo
el tío juan parecía un pajarito

los de la municipalidad lo miraron con desprecio o desdén
murmuraban
que siempre los están molestando
que ellos eran hombres y enterraban hombres( y no
pajaritos como el tío juan/ especialmente

porque el tío estuvo cantando pío-pío todo el viaje hasta el
crematorio municipal
y a lelos les pareció un irrespeto y estaban muy ofendidos
y cuando le daban un palmetazo para que se callara la boca
el pío-pío volaba por la cabina del camión y ellos sentían
que les hacía pío-pío en la cabeza/ el

tío juan era así/ le gustaba cantar
y no veía por qué la muerte era un motivo para no cantar/
entró al horno cantando pío-pío/ salieron sus cenizas y
piaron un rato
y los compañeros municipales se miraron los zapatos grises
de vergüenza/ pero

volviendo a la poesía
los poetas ahora la pasan bastante mal
nadie los leee mucho/ esos nadie son pocos
el oficio perdió prestigio/ paa un poeta es cada día más
difícil

conseguir el amor de una muchacha
ser candidato a presidente/que algún almacenero le fíe
que un guerrero haga hazañas para que él las cante
que un rey pague cada verso con tres monedas de oro

y nadie sabe si eso ocurre porque se terminaron las
muchachas/ los almaceneros/ los guerreros/los reyes
o simplemente los poetas/
o pasaron las dos cosas y es inútil
romperse la cabeza pensando en la cuestión

lo lindo es saber que uno puede cantar pío-pío
en las más raras circunstancias/
tío juan después de muerto/ yo ahora
para que me quierás/






3 comentarios:

Cucaracha homicida dijo...

Lo triste es que nadie apreciará jamás lo asquerosamente buena que es esta canción. Es como para besarse las orejas y bailar en los ascensores. Es tan buena que dan ganas de salir de viaje, a países tropicalmente mosquiteros o, no sé, quizás a alguna capital europea de esas decadentes que aparecen en los blogs de la gente guay.

Y, bueno... maldita la gracia que me da atraer la atención, pero bueno, no os preocupeís, que no demasiados años volveré a la ciudad de las flores con cinco títulos universitarios, un acento perfecto y un harén germano-eslavo que ríete tú de Benny Hill.


¡Bis Bald!

Gari

H dijo...

Bon Voyage, Cucaracha.

Anónimo dijo...

saludos a todos desde togo. esto es mas fuerte de lo q yo pensaba. no puedo leeros ni escrbiros solo keria dejar constancia de q todavia estoy viva aunq se me cae el pexo a kaxitos y las dificultades son varias...
se os kiere.